Qué son los influencers y cómo incluirlos en tu campaña de marketing

By 5 julio, 2019 marketing, Social Media

Estos últimos años un nuevo neologismo ha aparecido en nuestras vidas, el anglicismo influencer. Nuestros conocidos pretenden serlo, niños y jóvenes los imitan y las marcas los pretenden. Por ello os vamos a explicar brevemente qué es un influencer, por qué y cómo puede ayudar a tu empresa o proyecto.

Empezamos por el principio ¿Qué es un influencer?

Un influencer es aquella persona que cuenta con cierta relevancia y presencia social (ya se a través de la radio, la televisión, las revistas o las redes sociales). Gracias a su éxito, su personalidad o su actividad tienen cierta credibilidad sobre temas concretos y arrastran a sus seguidores en sus gustos, cualidad que les hace perfectos para ser prescriptores de una marca. Su activo es la influencia que tienen sobre sus seguidores y su opinión aporta confianza y seguridad a sus fans, especialmente en redes sociales.

Bajo este nuevo término y tras el formato que las tecnologías de comunicación e información actuales esconden, la figura del influencer era algo que ya existía hace tiempo: embajador de marca, imagen de marca, y otros tipos de acuerdos de patrocinio y colaboración.  Personas populares que los consumidores toman como referencia para decidir sus hábitos de consumo. Periodistas y celebrities han sido grandes influenciadores en el pasado, y lo siguen siendo, pero como en muchos otros ámbitos, Internet ha llegado para democratizar y ampliar este campo.

 

 

Entre los influencers los hay de distinto tipo y debemos conocerlos y clasificarlos a la hora de elegir con cual de ellos queremos trabajar. Instagramers, bloggers, youtubers… generalmente gente muy activa en redes sociales, a menudo centrados en un sector, hobby o actividad, y que parte de su contenido consiste en opinar y recomendar. A su vez dependiendo de su alcance se dividen en celebrities (+1 millón de seguidores), macro (500k-1M), mid (100k-500k), micro (1k-100k).

En lo relativo a las ventajas, los influencers pueden convertirse en representantes y defensores de tu marca. Haciendo de foco para iluminar a cientos de posibles compradores que se identificaran con lo que el influenciador comente. Se pueden trabajar patrocinios directos más clásicos como mencionar la marca y enseñar el producto, o incluirlos en pequeños sketches o performances, o bien pactar una recomendación. En este último caso, puede consistir en compartir su experiencia con el producto. La idea detrás de todo ello es, primero, promocionar tu producto, segundo, que se cree una dinámica positiva de cara al potencial cliente, tercero, dar prestigio a la marca y por último convencer al espectador a convertirse en cliente.

 

 

A la hora de diseñar la campaña de marketing si queremos contar con uno o varios influencers debemos seguir varios pasos:

  1. En primer lugar, planificar bien la acción de marketing. Debemos pensar cuál es el objetivo. La idea básica es conseguir una gran difusión utilizando un canal que no es el propio y aprovechar la credibilidad y los seguidores de un tercero. El poder de la recomendación. Como ocurre en el día a día, tendemos a creer más las recomendaciones de quien confiamos. Por su parte el influenciador busca el beneficio económico y en muchos casos que la campaña no le haga perder credibilidad. También le puede interesar el patrocino si la marca es potente en su sector o muy reconocida. Y que no sea algo muy invasivo o contradictorio con su rutina habitual.
  2. Seleccionar al influencer adecuado. Ya hemos comentado que hay distintos tipos de influenciadores pero… ¿Cuál es el adecuado para nuestra marca? Lo ideal es que coincida lo máximo posible con los valores de marca. Por lo tanto debemos conocer nuestra marca y lo queremos potenciar. También es muy importante el target de su audiencia: ¿quiénes son? ¿de dónde son? ¿edad? ¿cómo son? ¿qué intereses tienen? En ocasiones puede interesar aprovechar otros targets y gustos para ampliar nuestro nicho habitual. La búsqueda del influencer se puede hacer investigando distintos influenciadores o utilizando herramientas (Ahrefs, Buzzsumo) o agencias especializadas (Vizz, Okiko talents). En el caso de que la audiencia coincida con nuestros intereses también es importante tener en cuenta el número de seguidores y la calidad de los mismos. Si tiene muchos seguidores pero poca interacción tiene menos valor que uno con menos seguidores pero muy involucrados. Así mismo también hay que contemplar que no todos estarán interesados, ni los más tops estarán disponibles. Tampoco suele interesar contactar con aquellos que estén constantemente promocionando contenido patrocinado. Hay que buscar perfiles que realmente conecten con su audiencia.
  3. Cuando tengamos ya seleccionados los influencers con los que queremos trabajar el siguiente paso es contactar con ellos. Algunos de ellos tienen representante o responsable de comunicación pero en muchos casos son ellos mismos los que gestionan su imagen. Recomendamos ser claros y concisos, explicar bien el proyecto y los beneficios mutuos que puede reportar. Hay que reconocer su trabajo y su esfuerzo y contar con que ellos son los que mejor conocen su canal y a su audiencia. Por ello es importante trabajar conjuntamente para ver qué es lo que pude funcionar y lo que no y cómo utilizarlo. Si sale adelante la colaboración es importante facilitarles la máxima información, material y elementos de branding.
  4. Una vez comenzada la campaña toca monitorizar y hacer balance de la misma. Hay que medir los resultados aunque pueda resultar complicado. Es importante marcar el periodo de la campaña y medir el número de interacciones y de comentarios, los datos de alcance y hacer una valoración de qué tipo de comentarios se han hecho (trafico, valor de los links, valoración de la reputación online). De esta manera podremos valorar la acción y aprender de cara a futuros trabajos.

 

Con toda esta información ya tienes lo básico para comenzar una campaña de marketing con influencers y ya sabes las ventajas que puede tener para tu empresa y cómo funciona el proceso. Ahora solo queda lanzarte a crear tu propia campaña con influencers o contratar a una agencia que lo gestione.